La noche

A veces me gusta caminar bajo el manto de la noche. Disfrutar de ese silencio que el día no te puede dar. La gente parece más sincera, o eso creo, porque casi todos caminan con miedo. De día es más fácil esconderlo. Te envalentonas más, y piensas que

nada malo puede suceder.

Solo la noche te recuerda que somos seres vulnerables, que podemos rompernos fácilmente y que la vida del ser humano es tan insignificante como la de cualquier otro animal a los ojos de las estrellas. No somos más que una especie diminuta y caótica que cree que el mundo fue creado para ellos y por ello nos creemos capaces de hacer con el lo que queramos.

caminar entre el silencio

Pero la noche nos recuerda que no es así. Que el mundo no es nuestro y que algún día lo pagaremos caro.

O quizá soy de las pocas personas a las que la noche les hace pensar así. Quizá es que la noche lo único que hace es callar al mundo para que cada persona escuche la voz que tiene en su interior.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos, Pensamientos en voz alta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s