Archivo de la categoría: Microrelatos

A no ser que me cojas…

Dicen que eres tonto cuando estas en un momento de tu vida en el que tienes que escoger entre algo que te hará mal o algo que te hará bien, y escoges lo que te hará daño. Entre iniciar una historia con un amor que sabes que es imposible o dejarlo correr porque sabes que te estás tirando al vacío sin paracaídas. Y tu coges y te tiras sin pensarlo.

Lo llaman locura también… y yo hace rato que estoy cayendo en picado.

El golpe dolerá.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Microrelatos

Papel

Tantos años usando el mismo papel. Este ya no me gusta, no me llena. Parece distinto. No congeniamos igual, no tenemos la conexión que teníamos antes. Necesito un papel nuevo, otro tipo de papel. Distinto, que haga que vuelva a ilusionarme al verlo, que lo coja con ganas.

Eso pensaba, hasta que me di cuenta de que no era el papel el que cambiaba…

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos, Pensamientos en voz alta

La mala costumbre.

Aquí os dejo un post de una chica que ha causado bastante controversia. Hay comentarios positivos y comentarios negativos, por no hablar de la falta de respeto hacia ella y hacia otros internautas.

Me ha parecido una entrada curiosa. Poco profunda pero a mi parecer a sido escrita por una chica joven, por lo que me ha sorprendido ver comentarios negativos e incluso despectivos de gente que decía ser “mayor”. Pero yo digo: ¿Quién no ha sido adolescente y ha necesitado alguna vez palabras de este tipo?

En fin, una lección más que aprender…

El rincón de floricienta

tumblr_matis8v2p91r9mng0o1_500 La mayoría de nosotros vive pensando que esto será eterno. Que somos inmortales y que las desgracias solo le pasan al de al lado. Vivimos inmersos en una ignorancia que nos hace débiles y solo lamentamos lo ocurrido cuando ya es demasiado tarde.

Y es que…

Tenemos la mala costumbre de dejar para luego, de reír poco y de querer hacerlo mañana. Tenemos la mala costumbre de echar de menos, en lugar de hacerlo de más. La mala costumbre de usar los luegos y no los ahoras. Luego te llamo, luego te escribo, luego te contesto, luego nos vemos. Y obviamente nunca llamó, nunca escribió, nunca contestó y nunca fue visto. Tenemos la mala costumbre de querer tarde. De valorar tarde. De pedir perdón demasiado pronto. Debería haber un número máximo de perdones. Perdonar nos hace grandes, de acuerdo, pero cuando tienes que perdonar todos los días, al final…

Ver la entrada original 893 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos

Inspiración

Me gusta cuando conduzco, porque estoy como ausente.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos

La noche

A veces me gusta caminar bajo el manto de la noche. Disfrutar de ese silencio que el día no te puede dar. La gente parece más sincera, o eso creo, porque casi todos caminan con miedo. De día es más fácil esconderlo. Te envalentonas más, y piensas que

nada malo puede suceder.

Solo la noche te recuerda que somos seres vulnerables, que podemos rompernos fácilmente y que la vida del ser humano es tan insignificante como la de cualquier otro animal a los ojos de las estrellas. No somos más que una especie diminuta y caótica que cree que el mundo fue creado para ellos y por ello nos creemos capaces de hacer con el lo que queramos.

caminar entre el silencio

Pero la noche nos recuerda que no es así. Que el mundo no es nuestro y que algún día lo pagaremos caro.

O quizá soy de las pocas personas a las que la noche les hace pensar así. Quizá es que la noche lo único que hace es callar al mundo para que cada persona escuche la voz que tiene en su interior.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos, Pensamientos en voz alta

Hay cosas que no se escriben

Y fue una mirada intensa, de esas en donde el mundo deja de existir.

La chica se dio cuenta de que aquella pareja, en aquel mismo instante, estaba compartiendo algo mágico, algo que quedaría para siempre marcado en sus corazones. No decían ni una palabra, pero no hacía falta. Su relación estaba cambiando para siempre, estaban dando un paso muy grande y no sabía hasta dónde eran conscientes de ello.

Ella estaba segura de que ni ellos mismo sabían que narices estaba pasando, pero no querían pararlo, y por eso seguían mirándose. El mundo había dejado de existir para ellos.

De pronto, la observadora se percató de que ella estaba siendo testigo de aquella magia, y a pesar de haberlo visto con sus propios ojos, jamás iba a ser capaz de explicárselo a nadie. Porque no es algo que se explique con la mirada, sino con el alma.

Es probable que muchas personas hayan vivido ese momento, pero aún no se conoce persona capaz de poder expresarlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos

Seguridad

La seguridad es para los que no aman

Deja un comentario

Archivado bajo Microrelatos, Pensamientos en voz alta